MANTÉN EL ASCENSO EN PERSPECTIVA

640 426 Equipo Avivemos
  • 1

En medio de esta contingencia global por el COVID-19, muchos hemos sido llamados a ir más allá, a hacer cosas que nunca hemos hecho. Por eso es importante mantener una perspectiva bíblica del camino que debemos recorrer

Mantén el ascenso en perspectiva

A veces hay que descender antes de ascender. Eso fue lo que hizo Jesús y lo que entendió Juan, quien dijo: «Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe» (Juan 3:30 RVR1960). La idea es que asciendas, pero que no te dañes. Que asciendas, pero que no te enorgullezcas, sino que te mantengas humilde. Que busques lograr cosas sin pretender ser la última Coca Cola en el desierto. Que pongas la mirada en las cosas de arriba, no en las de la tierra, porque tu vida está escondida con Cristo en Dios. En otras palabras, que tengas la motivación correcta para querer ascender.

Para ascender a tu potencial tienes que bloquear las voces discordantes de aquellos que dicen que no puedes. La realidad es que todo lo puedes en Cristo que te fortalece.

Para ascender a tu potencial es necesario salir de tu zona de confort.

El Señor le dijo a Abram: «Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré» (Génesis 12:1 RVR60). Se necesita fe para ascender a tu potencial, pues Dios te irá dirigiendo y dando instrucciones a medida que pongas tu confianza y obediencia en Él.

Para ascender a tu potencial tienes que dejar de mirar tanto hacia atrás y mirar más hacia adelante.

¡No te quedes en el pasado! Regocíjate por el pasado, dale gracias a Dios por él, pero no te quedes ahí. La gente dice: «Qué lindos días he vivido en el pasado». Pero Salomón dijo: «Nunca te preguntes por qué todo tiempo pasado fue mejor, pues ésa no es una pregunta inteligente» (Eclesiastés 7:10). Tienes que cambiar tu enfoque del pasado al presente, para que puedas lograr tu potencial. En su libro The Windshield Is Bigger Than the Rearview Mirror, el autor Jeff Wickwire dijo: «Hay una razón por la que el horizonte que se acerca a lo largo del camino de la vida se ve más grande. Sin embargo, la tendencia humana es a ver la vida a través del espejo retrovisor, una tendencia fomentada por una cultura obsesionada con la nostalgia. Este continuo repaso del pasado por una elección equivocada de trabajo, una oportunidad perdida en el amor, puede ser paralizante. Hay que dejar ir los esqueletos que te han mantenido en la esclavitud, eventos que están en el pasado y se han ido. Tus mejores días están por delante, si mantienes las promesas de Dios frente a ti».

Rvdo. Emilio A. Reyes
Vicepresidente OneHope para Latinoamérica
Adaptado del libro «Hijo de amor»

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.