3 COSAS QUE HACER DIFERENTE CUANDO TE PREPARAS PARA LA ESCUELA DOMINICAL

Date

El domingo al amanecer, ¿se siente preparado y animado para guiar a los niños o jóvenes que llegarán a la congregación en pocas horas? O, ¿revisa rápidamente su lección pocos minutos antes del inicio del servicio orando que todo vaya bien? No hay duda que en el Ministerio muchos servidores han tenido una semana o dos de baja preparación, pero, ¡no debería ser así cada semana!

Dios nos ha dado un gran llamado y nos ha entregado el privilegio de servir y guiar niños y jóvenes. Es un gozo compartir la Palabra de Dios con ellos y es de gran bendición cuando estamos preparados para ese día. Sin embargo, puede ser que hayamos perdido el entusiasmo o la energía y estamos buscando cambiar en algo la forma como nos preparamos.

Eche un vistazo a estas 3 maneras en que puede prepararse de forma diferente para tener un mayor impacto en el Ministerio Infantil y Juvenil

Conozca su lección de memoria

El primer paso en la preparación para servir en la escuela dominical es leer su lección. Pero le retamos a que la léa una y otra vez… ¡y otra vez! Sin darse cuenta, sabrá su lección de memoria y esto hará una gran diferencia en la forma como la presenta a su grupo.

Conocerla de memoria significa que la ha aprendido y puede guiar sin mirar sus notas en cada paso. Podrá concentrarse en sus alumnos, tener un mayor impacto en sus vidas, ver cuándo alguno necesita atención adicional y ser capaz de identificar qué partes de la lección tienen el mayor impacto.

Algunos consejos para la lectura y preparación:

  • Lea completamente su lección al menos 2 veces.
  • Lea la Escritura bíblica que se correlaciona con la lección. Si puede, lea el libro completo, o lea los capítulos circundantes.
  • Resalte las palabras clave en la lección y en la Escritura que desea ayudar a que el grupo recuerde.
  • Escriba notas al margen de su lección para cada idea que tenga, eso le ayudará a recordar todo lo que quiera decir y hacer durante su presentación.
  • Escriba en hoja aparte su propio esquema para la clase, esto consolidará en su mente todo lo que desea lograr.
  • Lea de nuevo toda la lección y el pasaje. ¡Lo verá con nuevos ojos ahora que lo ha trabajado y  memorizado!

Llegue temprano y prepare TODO

¿Se está dando suficiente tiempo para sentirse preparado? Desafíese llegar antes y ver cómo Dios bendice sus esfuerzos.

Esto es lo que puede hacer cuando llega temprano:

  • Prepare una lista previa de todo lo que necesita y revíselo.
  • Coloque accesorios, materiales, papeles, sillas, mesas o cualquier otra cosa que tenga para su lección.
  • Escriba notas a los padres. Aliéntelos y comparta cómo ve a Dios trabajando en en la vida de sus hijos.
  • Ore por su grupo, sus padres y la lección pidiendo la bendición del Señor.
  • Deje tiempo para que Dios le muestre cómo puede hacer de esa jornada una bendición para el grupo.

Llegar temprano y preparar todo le dará tiempo para concentrarse en las cosas importantes; ¡Su grupo! Salúdelos con una sonrisa, déjelos hablar sobre sus vidas, pregúnteles qué piensan de la lección, juegue con ellos, ore con ellos y hágales saber que está emocionado de verlos nuevamente la próxima semana.

Plan de sorpresas

¡Todos aman una buena sorpresa, especialmente los niños y jóvenes! Los mantiene curiosos y comprometidos, pueden ser grandes y elaboradas, o pequeñas y simples. Pueden complementar su lección o tener un impacto que lo ayudará a dirigirlos a Cristo. Cuando se divierte con su clase gana su confianza. Y cuando gane su confianza, le escucharán cuando comparta el Evangelio con ellos.

Aquí hay algunas ideas para sorprender al grupo:

• Lleve un narrador invitado

• Presente una nueva canción

• Haga todo su programa a la inversa

• Jugar un juego

• Traer un regalo

• Configure su aula de manera diferente

• Haga que los participantes dirijan partes de la lección.

• Presente una parodia. Lo alentamos a que haga su propia lista de sorpresas adaptadas a su ministerio. Ore al Señor para que le revele ideas y luego trate de imaginar que captaría su interés. ¡Oramos que estas 3 nuevas formas de preparación reaviven su pasión por su ministerio y genere un mayor impacto en la vida de los niños y jóvenes en su comunidad!

Más
artículos