Juntos podemos fomentar un movimiento en la Iglesia global, construyendo la capacidad para llegar a cada niño y joven en cada nación al menos cada 15 años.