Es posible cubrir a cada generación con la Palabra de Dios si, juntos, nos comprometemos a presentar a Cristo a aproximadamente mil millones de niños cada siete años.