UNA VIDA EQUILIBRADA

1024 777 Equipo Avivemos
  • 2

El crecimiento es parte de la vida del ser humano. Aún el Dr. Lucas dijo que «Jesús seguía creciendo en sabiduría y estatura, y gozaba del favor de Dios y de los hombres» (Lucas 2:52). Una de las cosas que me ha preocupado por muchos años es el desbalance en el crecimiento que tiende a existir en algunos seguidores de Cristo. Muchos se enfocan primordialmente en su vida espiritual y desatienden otras áreas de la vida. La mayor herramienta que cada persona tiene es a sí mismo. Si vamos a adquirir un crecimiento normal tenemos que aprender a invertir tiempo en las siguientes cuatro áreas: mental, física, social y espiritual.

Área mental

Si para Jesús fue necesario educarse y crecer en sabiduría, cuánto más lo es para nosotros. La razón primordial para ir a la escuela es adquirir conocimiento. La voluntad de Dios para cada uno de nosotros incluye la educación. Cada uno tiene un gran potencial para aprender, no importa la edad que tenga. Es más, uno nunca deja de aprender.

No permitas que menosprecie tu edad ni tu descendencia o tu cultura. Todo lo puedes en Cristo que te da la fortaleza. Fuiste creado a la imagen de Dios. Debemos ejercitar nuestra mente por medio del aprendizaje, o sea leyendo, escribiendo, y tomando tiempo para pensar. Nunca es tarde para aprender. Alimenta tu mente. Lee libros. En primer lugar, la Biblia, luego lee diferentes textos que te ayuden a abrir tu mente y a crecer intelectualmente.

Área física

No podemos descuidar nuestro cuerpo ni nuestra apariencia. Parte del plan de Dios para nuestra vida incluye el desarrollo de un cuerpo saludable porque el cuerpo es el templo del Espíritu Santo. Algunos citan a 1 Timoteo 4:8 para excusarse por su falta de ejercicio. Pero nota que el versículo no dice que es malo hacer ejercicio. Lo que dice es: «pues, aunque el ejercicio físico sirve para algo, la piedad es útil para todo, porque tiene promesas de vida para el presente y para el futuro». Ese «algo» nos hace bastante bien. Al cuerpo lo fortalecemos por medio de la nutrición, el ejercicio y el descanso. Debemos hacer todo lo posible por mantener una buena salud.

Área social

Uno no puede desarrollarse completamente y ser un ermitaño. Aun el Llanero Solitario tenía un compañero. Dios quiere que crezcas socialmente, que desarrolles amistades porque a Él se le sirve en comunidad. Es bueno mostrar interés genuino en otras personas. Proverbios 18:24 dice: «Algunas amistades se rompen fácilmente, pero hay amigos más fieles que un hermano. Te animo a que desarrolles amigos ya que le hacen bien a tu corazón. Busca acercarte a personas que te quieran como eres, que te ayuden a crecer y ser mejor persona, y que puedan edificar tu vida espiritual, no desde el juicio sino desde su testimonio.

Área espiritual

Tu desarrollo espiritual debe ser tu mayor prioridad. Recuerda que Dios te acepta como eres y que no puedes impresionarlo. Solamente debes darle las gracias por su amor y vivir en obediencia a Su Palabra. Ejercitamos nuestro ser espiritual por medio de la lectura de literatura que nos inspira y por medio de la oración. Aquí es donde muchas personas fracasan. La mente puede entender mucho más cuando está con Dios. El cuerpo puede estar más sano cuando está con Dios. La gente puede llevarse aún mucho mejor cuando está con Dios. Y todo ser humano se siente acompañado cuando está con Dios. Sin Él estamos perdidos. No puedo concebir una vida sin Dios. Para mantener esta relación hay que ser intencional y buscar tiempo para estar con Él.

Una vida equilibrada

Dios quiere que tengas balance en tu vida. Cuando atiendes estas cuatro áreas de tu vida, recibes inspiración, visión, pasión, y un espíritu de aventura que te ayuda a tener un desarrollo total. Hay congregaciones que quieren aislar a la gente de tener contacto con personas que no son seguidores de Cristo. Pero eso no es bíblico. Yo sé que el miedo es que los creyentes se vayan a perder. Pero un verdadero seguidor de Cristo no compromete su fe. Si trata con personas inconversas, o pre-convertidas como las llama Junior Zapata, es para compartir lo bueno que Dios ha sido con él o ella. Lo ideal es que cada iglesia base su enfoque en el desarrollo completo de los individuos. Cada uno de nosotros debe hacer todo lo posible por crecer intelectual, física, social y espiritualmente.

Rvdo. Emilio A. Reyes

Vicepresidente OneHope para Latinoamérica

Extracto del libro «Hijo de amor».

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.