Un mensaje de Navidad: el mensaje de María

1024 682 Equipo Avivemos
  • 56
​En Navidad reflexionamos, y damos gracias Dios por su regalo, a media que los últimos días del año se asoman al calendario, concluimos que el 2019 ha sido un año de intenso trabajo y aún así nos sentimos cada vez más comprometidos con nuestra misión y no nos flaquean las fuerzas por seguir adelante en nuestra meta por alcanzar Cada Niño con la Palabra de Dios para el año 2030. Agradecemos la entrega y participación de todos los que han colaborado con nosotros aportando ideas o voluntad personal en favor de los millones de niños y jóvenes en los países de Latinoamérica. Seguiremos velando para que ese brillo, esa luz y esa alegría no se apaguen y permanezcan durante el nuevo año.  La Navidad se vive en familia, se canta en conjunto y se celebra con todos. Compartamos esta hermosa reflexión de nuestro Presidente, Rob y ¡FELIZ NAVIDAD 2019!

Emilio A. Reyes
Vicepresidente para América Latina de OneHope

Un mensaje de Navidad: el mensaje de María
por Rob Hoskins

Me encanta pensar en la historia de Navidad desde el punto de vista de María. Todos recuerdan haber sido un adolescente… está descubriendo sus dones y comenzando a imaginar el futuro. Imagine a la adolescente María y sus perspectivas para el futuro como una judía pobre y oscura. De repente, ¡es visitada por un ángel y dotada de un mandato como ningún otro en la historia!

“A los seis meses, Dios mandó al ángel Gabriel a un pueblo de Galilea llamado Nazaret, 27 donde vivía una joven llamada María; era virgen, pero estaba comprometida para casarse con un hombre llamado José, descendiente del rey David. 28 El ángel entró en el lugar donde ella estaba, y le dijo: — ¡Salve, llena de gracia! El Señor está contigo. Ahora vas a quedar encinta: tendrás un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. 32 Será un gran hombre, al que llamarán Hijo del Dios altísimo, y Dios el Señor lo hará Rey, como a su antepasado David, para que reine por siempre sobre el pueblo de Jacob. Su reinado no tendrá fin.” Lucas 1: 26-28, 31-33

A pesar de sus preguntas y la magnanimidad de la revelación del ángel, la respuesta de María es obediencia total, “—Soy la sierva del Señor. Que se cumpla todo lo que has dicho acerca de mí. [1]

María entiende su llamado
Total obediencia demanda que usted entienda su llamado. Sorprendentemente, nuestro llamado es esencialmente el mismo que el de María Y la Navidad siempre parece traer un renovado sentido de expectativa, asombro y urgencia para ser obedientes al llamado. Como creyente, usted lleva el mandato milagroso de dar a luz a Jesús en su mundo.

María entiende sus tiempos
Cuando María acepta su llamado a ser la madre del Mesías, ella toma en cuenta la realidad de su tiempo. La gente de su época esperaba que viniera un Mesías. Sin embargo, los más educados se resistieron a la idea de que el Mesías vendría aún bajo la opresión de Roma. Pero esta joven sencilla, por fe, atravesó el desorden cultural y no escuchó más que la voz de Dios. Sintiendo el poder del Espíritu Santo, dejó de lado las circunstancias y situaciones que nublaron las mentes de otras personas, impidiéndoles comprender que era, de hecho, el momento adecuado.

… “Todos estos hombres entendieron los signos de los tiempos y sabían el mejor camino para que Israel tomara”. 1 Crónicas 12:32 (NTV)
Si bien María vivió el primer momento Kairos de Dios, nosotros estamos viviendo en la inminencia de Su segunda venida. ¡Eso es nada menos que emocionante y motivador!

María entiende su unción
Cuando el Espíritu Santo vino sobre María, ella se transformó inmediatamente de una joven judía temerosa a una mujer guiada por el Espíritu, infundida de valentía y propósito. Incluso estalló en una canción de fe: «De ahora en adelante todas las generaciones me van a llamar bendecida». [2] Lo que catalizó su cambio fue la unción de Dios y la comprensión de quién es ella en Cristo. Si Cristo está en usted, el Espíritu Santo descansa sobre usted y usted ESTÁS ungido.

El hecho de que la unción viniera sobre María ese día no significa que de repente todos sus roles y responsabilidades se volvieron fáciles. De hecho, ella experimentó los mejores días de prueba y tribulación que tenía delante. El camino a Belén, el rechazo en el pesebre, la persecución de Herodes, las burlas y las risas de las personas que la rodean toda su vida, Getsemaní, el Calvario, la tumba vacía.

Nosotros, como María, tenemos todas las razones imaginadas para no tener fe y confianza en nosotros mismos. No tengo la fuerza, la capacidad, el talento o la educación para hacer esto. Hay personas que pueden hacer las cosas mucho mejor que yo. ¡Pero hemos sido elegidos y nada es imposible para Él!

Su poder divino (es decir, el Espíritu) al darnos el conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y excelencia, nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda. 2 Pedro 1: 3 (NVI). No hay nada más gratificante que el momento en que usted dice: «Señor, soy tu ungido». Es lo único por lo que vale la pena vivir: tener la fe para creer, tener valentía para caminar con confianza en nuestra unción a pesar de los obstáculos.

Quiero ser como María, que reconoció su vocación y se negó a vacilar. Oro para que al celebrar el nacimiento de nuestro Salvador, nos tomemos un momento para aspirar a la fortaleza de María mientras renovamos y celebramos la razón de esta temporada. Hemos nacido en este momento crucial de la historia por una razón. Esta Navidad, pido para que nuestros corazones se centren completamente en caminar en nuestra unción.

[1] https://bible.com/116/luk.1.38.nlt
[2] 
https://www.bible.com/bible/116/luk.1.48

Una oración por unción, de Rob Hoskins

​Jesús, ayúdanos a escuchar tu voz hoy, Señor, tan claramente como ese día cuando María escuchó tu voz y entendió su destino y su mandato para su vida. Señor, oro para que todos caminemos con la misma certeza de vocación. Oh Dios, abre nuestros ojos para ver lo invisible. Abre nuestros ojos para ver cuán pronto es tu regreso. Invade nuestras vidas, Señor Jesús, para que podamos ver lo que Tú ves, Señor Dios. Entonces podremos ver Tu Palabra llegando a estas naciones, incluso esta mañana Señor Dios, y esperamos que llegue a los hogares, Señor Jesús. No podemos verlos a todos, Señor Dios. Nuestra visión es muy limitada, Señor, no conocemos todas las historias. Tratamos de capturarlos, pero Señor, miras hacia abajo y los ves. Ves a cada uno de ellos. Los conoces por su nombre, Señor. Y nos exhortas a ser tu pueblo hoy. Y Tu unción está disponible para nosotros como Tu pueblo, para ser renovados nuevamente por el poder de Tu Espíritu Santo, para llegar e invadir nuestras vidas con todos nuestros miedos y todas nuestras dudas y todas nuestras necesidades. Oh Jesús, unge a tu pueblo, Señor Dios. Señor, esperamos cumplir el destino que nos has marcado. Oramos para que cada persona en este planeta tenga la oportunidad de saber quién eres, Señor. Ayúdanos a entenderlo, ayúdanos a verlo.

Señor, oro por cualquiera que se haya sentido desanimado en su caminar, Señor. Que el poder de Tu Espíritu Santo lo toque esta mañana, y Tú lo transforme. Señor, oro para que tengan certeza de su llamado. Señor, oramos por aquellos a quienes servimos hoy. Oramos por los literalmente cientos de miles de trabajadores en todo el mundo que servimos. Ayúdanos a verlos hoy, Señor. Ayúdanos a verlos entrar detrás de las líneas enemigas con banderas blancas. Ayúdanos a verlos caminar esas millas extras en el calor. Ayúdanos a verlos enfrentando persecución y burla. Y Señor, oro para que nos comprometamos a hacer nuestro mejor esfuerzo, no solo por ti, sino también por ellos, Señor. Y un día Padre, cuando todo sea revelado, y estemos contigo en la eternidad, Señor, y envuelvas tus brazos alrededor de María y digas: «Bien hecho, mi sierva buena y fiel, estoy muy complacido contigo… Señor, que podamos estar parados en esa misma línea, para sentir Tu mismo abrazo sobre nuestras vidas. En tu nombre oramos, Jesús, amén.

1 comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.